Juan Cruz

Juan Cruz es mi segundo hijo. Nació en 1998. Al igual que todos mis hijos: no fue planificada su concepción. Una vez el embarazo, y más sabiendo que iba a ser un varoncito dijimos

DALE!


Teníamos la nena, pues bien: que venga el varón! Así que le puse yo el nombre. Fue un muy mimado durante toda su vida bajo mi mandato, y él hoy en día es un mimoso a full (o al menos lo fue hasta que se fue de casa en OCT2014). Inteligente, sensible, intuitivo, terco, celoso con su mundo, un tipo muy capaz. Vivió conmigo dos años y medio de los casi 7 años que lleva la separación.
Me costó rescatarlo ya que conoció esos tres años la calle, "la libertad", suerte que no le pasó nada grave durante aquellos tiempos.

Estuvo muy bueno todo durante la convivencia conmigo: jugábamos al fútbol y a la play a full, corríamos karts, salíamos a tope a todos lados: museos, parques, parque de la costa (desde que es bebé que lo llevo), le compraba ropa a full, le cortaba el pelo, todas sus cuentas corrían por mi cuenta (plus los Nonitos le daban fortuna de plata todas las semanas...), tenía premios, también castigos si sacaba bajas notas! pero... es vago como era el padre para estudiar, y como mi papitud va de la mano inexorablemente con el buen rendimiento escolar, mucho no le gustó mi forma de darle una mejor vida, pero valía la pena intentarlo obvio, era el camino antiloser anti antifamilias correcto.
Algún día reconocerá mis esfuerzos oh I know this!

Cuando en 2014 me dí cuenta de que era infeliz conmigo (y yo no entendía si le daba TODO y era SUPER cariñoso con él) le dije que yo hacía lo mejor que podía por él y sus hermanas, y que si no le gustaba se podía ir con la madre. Se lo tomó en serio un día y se terminó yendo muy a pesar mío. Pero siendo infeliz no iba a poder remontar nunca su vida, y menos la de nadie. Así que chau!

Difícil educar chicos con la madre que no aportaba, que no aparecía, que tenía un rol mínimo, y no ayudaba en nada. La verdad es que si no estás para ayudar, bueno al menos no molestes, pero no lo entendió nunca mi EX. Y así es que Juan Cruz terminó arruinándose la vida yéndose a vivir con la madre nuevamente, mil veces peor aún: con los antifamilias que se quedaron solos.
Nada que hacer ahora por mi parte. Solo saber que dí lo mejor que tenía para dar y no fue suficiente. Vivo tranquilo, duermo en paz.

Ojalá le vaya bien en la vida!
Aunque en el team antifamilias viste cómo es de sufrida la vida.
No way José no way!


Juan Cruz